martes, marzo 31

INUNDACIONES DEJAN AL MENOS 16 MUERTOS EN CACHEMIRA INDIA

Las inundaciones provocadas por las lluvias que han azotado la Cachemira india desde el sábado han dejado al menos 16 muertos por derrumbes de viviendas, aunque el tiempo ha dado un respiro en las últimas horas a la espera de que vuelva a empeorar a partir de mañana.

INUNDACIONES DEJAN 15 MUERTOS EN CACHEMIRA INDIA
"Hemos recuperado 16 cadáveres y una persona está desaparecida", indicó a Efe el inspector general de la Policía local, J. M. Gillani.

La fuente indicó que los muertos se produjeron en el derrumbe ayer de varias viviendas en Chadoora, localidad situada a unos 10 kilómetros de Srinagar, la principal ciudad de la zona.

El oficial no actualizó la cifra de 240 familias desplazadas facilitada por él mismo en la víspera, al señalar que carecía de nuevos datos.

Un portavoz de la Fuerza Nacional de Respuesta de Desastres, que prefirió mantener el anonimato, afirmó que la situación en Cachemira se encuentra "bajo control", después de que "las aguas empezaron a bajar" por la falta de precipitaciones en las últimas 28 horas.

El portavoz añadió que varios equipos de rescate de apoyo han sido trasladados a la región, donde se espera que mañana vuelva a llover con fuerza, de acuerdo con la información aportada en su página web por el Departamento Indio de Meteorología.
INUNDACIONES CACHEMIRA
Como consecuencia de la mejoría, hoy fue abierta la principal vía de comunicación por tierra de la región con el resto del país, la autopista Jammu-Srinagar, la cual había permanecido bloqueada por las inundaciones, recoge la agencia local IANS.

Ayer las autoridades declararon el valle de Cachemira "área inundada" después de que el río Jhelum, que atraviesa Srinagar, superara en varios tramos el nivel de seguridad, lo que obligó a muchos vecinos que viven en su orilla a trasladarse a otras zonas.

A principios de septiembre las fuertes lluvias fuera de temporada sumergieron el 80 % de la región bajo el agua, lo que causó la muerte de 277 personas, obligó a evacuar a 237.000 y dejó a miles de vecinos sin casas.